jueves, 13 de diciembre de 2007

CHISMES, GESTAS Y LEYENDAS.


Dedicatoria

Esto eran tres amigas que se encontraron un día al cabo de los años.
- Bueno, ¿y a qué os dedicáis?- pregunta Marga.
- Pues yo me dedico a la abogacía. –dijo Isa.
Y Raquel dijo:
- Yo me dedico a la medicina. ¿Y tú?
Marga se detuvo por un momento a pensar y dijo finalmente:
- Yo...cuando salgo del trabajo, me dedico a pasear, a follar, a pensar en mi, …








Llover sobre seco

No sé cuánto tiempo se llevó Carlota allí encerrada. Pero al cabo de muchos días, recogió sus sábanas y fue a lavarlas. Le parecía importante que estuvieran limpias para seguir llorando sobre ellas.








El plan

Pero como siempre vuelve uno a tropezar en la misma piedra, Marta ideó un plan: quemar la piedra y fumársela.







Dios mío, qué hemos hecho

Pilar era una chica guapísima. Tenía un novio guapísimo. Vivían en una casa preciosa. Y más tarde, curiosamente, tuvieron unos hijos feísimos. Se preguntaron millones de veces: “¿Dios mío, qué hemos hecho?”











La lista

María quiso hacer una lista con todo lo que no debía olvidar. Y recordó, casi de casualidad, que un día lejano había decidido olvidarlo todo.








¿Yo?

Cada vez que a Verónica le decían que era una estúpida, mandona, reprimida, intolerante, falsa, egocéntrica, egoísta y orgullosa, ella decía: “¿Yo? Yo no.
La verdad es que nunca pensó en la posibilidad de que los demás llevaran razón.








“Miedos”


Esther tenía muchos miedos. Le daba miedo la vida, los hombres, el paso del tiempo, la locura, recordar, lo que se esperaba de ella,…muchas cosas. Un día, cansada ya, fue al médico y éste le recomendó que cada día tomase unas gotitas de un preparado en el que podía leerse “Miedo”. Pero Esther nunca llegó a tomarlo, le aterrorizaba la idea de perder sus miedos. Claro, el doctor no había pensado en ello.








El espejo


A veces, Clara, se maquilla. Otras, se mira al espejo y se ve demasiado fea como para maquillarse.










Sobre gustos…

A Eli le gustaban las chicas. Pero no tanto como las
grandes.








Descubre tu mundo

Raquel se había pasado toda la vida viajando. A todo el mundo que se acercaba a conocerla le contaba sus miles de aventuras en sus diferentes viajes. Pero eso sí, cuando alguien le preguntaba por ella misma, Raquel nunca sabía qué decir.









La puta

De Sandra todo el mundo decía que era la más puta de la clase. Y ella pensaba:
“¡Ojalá!”.








Feliz cumpleaños

Hoy es el cumpleaños de Lucía. Hoy cumple sus primeros cincuenta años y le parece que fue ayer cuando nació. Se asusta al pensar que nunca se sabe qué estarás haciendo al año siguiente y decide no moverse más de casa. Así, Lucía, al menos ya sabrá lo que estará haciendo en su próximo cumpleaños.







Vaya, vaya

Cuando Lola subió al poder resultó que el poder tenía vértigo de las alturas.









El abismo

Cuando estaba ahí, en el puente, delante de ese gran abismo, a punto de arrojarse, de abandonarse a la locura de dejarse morir, Elena, pensó que sería mejor irse para casa y no hacer nada. Pensó: “No vaya a ser que algún día me pase algo interesante”.









Lucía y el sexo

Lucía le tenía mucho respeto al sexo. Claro que el sexo no la respetaba mucho a ella.








La pastillera

Cada vez que Manuela iba al médico quejándose de algo, éste le recetaba unas pastillas diferentes. Tenía tantas que tuvo que sustituir la comida de la despensa por sus medicinas. Nadie se sorprendía de ello. Pero eso sí, cuando el hijo de Manuela llegó un día con los ojos demasiado rojos, lo llevó urgentemente al psicólogo.








Paradoja

Un día, Sara, se descubrió a sí misma diciendo: “Odio el amor”.






Un café con leche

Cada mañana, Isa, preparaba su taza de café con leche con lentitud. Vertía el café, la leche, lo calentaba a fuego lento y se lo bebía, saboreándolo. Le encantaba hacer esto todas las mañanas. Cuando llegó el amor a su vida, dejó de tomar café con leche.








Cristina la azafata

Una vez Cristina conoció a una obrera que era amiga de una albañila cuya sobrina era soldada.








Never mind

Paula quería tener hijos. Aunque aún no sabía muy bien con quien.








Si lo hubiera sabido antes…

Si Lola hubiera sabido antes que el amor era cosa de dos (o más), no se habría pasado la vida sola idolatrándose a sí misma.









Crecimiento Personal

Sonia quería cambiar el mundo. Asistía a todos los cursos de crecimiento personal y realizaba psicoterapias de todo tipo. Estaba segura de que si cambiaba ella, cambiaría todo. Quizá no andaba muy lejos de la verdad.







El nombramiento

A Carmen la nombraron un día…y ella contestó.







¡Qué mal gusto!

Concha le decía siempre enfadada y a lágrima viva a su novio: “Tú me has hecho dejarlo todo”. Y continuaba más tranquila detrás de una pausa: “Pero tranquilo, lo he hecho con mucho gusto”.







¡La victoria es mía!

Victoria odiaba a los hombres. Por eso decidió subir al poder y comenzar a humillar a las mujeres.






Con lo bien que se está en casa

A Laura ya no le apetecía salir. Por fin había conocido al amor de su vida. ¿Qué más podía pedir? ¿No?




¡Qué pena!

A los sesenta años, Antonia le dijo a su marido: “¡Qué pena! Si no te hubiera conocido, habría hecho tantas cosas en la vida.
Ana, con veinticinco, le dijo lo mismo a su novio un día.







Te pillé

Yolanda conoció tan solo una vez al amor de su vida, por eso decidió apresarlo.








La vida domesticada

A Diana le encantaba acariciar a su perro. Cuando salía del trabajo, no hacía más que pensar en llegar a casa y estar con él. Acariciarlo. Darle de comer. Cepillarlo. Darle agua. Hablarle. Sentarse a su lado. Darle un paseo. Pero en realidad, Diana, tenía un miedo atroz a los perros.






En resumen:

Si me hubieran enseñado a amar, no tendría que hacerte tanto daño. Entiéndelo, cariño.
Le dijo la tonta al tonto.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué bonito todo. Tan bonito que no creo que nadie haya hecho un comentario antes.

Eterna dijo...

increible, sencillamente increible
es fantastico,
lo mejor que he leido en blogs
felicidades
la mejor entrada que he visto en mi vida

Anónimo dijo...

Genial